SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 19 de noviembre de 2010

LAS ÓRDENES DEL REINO UNIDO (III)

LA ORDEN DE SAN PATRICIO

La Ilustre Orden de San Patricio es la Orden británica para Irlanda. Fue fundada en 1783 por Jorge III y se nombraron caballeros de la misma hasta 1921, año en el que se creó el Estado Libre de Irlanda. Aunque  la Orden técnicamente sigue existiendo, ningún caballero de San Patricio ha sido investido desde 1936, y el descendiente del último caballero, el Príncipe Enrique, Duque de Gloucester, murió en 1974. S.M. Británica sigue siendo el Gran Maestre de la Orden, y un oficial, el Rey de Armas del Ulster, se mantiene en su cargo.
El patrono de la Orden es San Patricio, y su lema es separabit quis? ("¿Quién nos separará?"): una alusión a un versículo de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 8:35, "¿Quién nos separará del amor de Cristo?".

La Orden fue fundada con el objeto de recabar el apoyo político de los irlandeses en el Parlamento. Para ingresar en ella era preciso demostrar nobleza en las tres últimas generaciones. También estaba abierta a los príncipes extranjeros.
Su símbolo era la cruz roja en forma de aspa de San Patricio sobre fondo blanco.
En 1907 la Orden fue conocida a nivel internacional por el espectacular robo de las insignias reales de la misma en el Castillo de Dublín poco antes de la visita oficial del Rey Eduardo VII.

Una vez proclamado el Estado Libre de Irlanda en 1921 sólo ingresaron en la Orden el futuro Eduardo VIII y sus hermanos menores, Enrique, Duque de Gloucester y Alberto, Duque de York, futuro Jorge VI.
La Orden de San Patricio nunca ha sido abolida y en la actualidad se mantiene suspendida sine die.
En 2004 se discutió un proyecto de reactivación, que no prosperó, en el que se consideraba la posibilidad de que la Orden de San Patricio pudiera ser concecida por el Reino Unido y por Irlanda a personas que se hubieran distinguido en el campo de las relaciones anglo-irlandesas.


 
La Orden se componía de quince caballeros, además del monarca. En 1821, Jorge IV designó a seis caballeros adicionales; y Guillermo IV cambió formalmente los estatutos en 1833, aumentando el límite a veintidós caballeros.
Los estatutos originales, basados en gran medida en los de la Orden de la Jarretera, prescribían que las vacantes debían ser cubiertas por designación del Soberano. Cada caballero proponía nueve candidatos, de los cuales tres tenían que ser al menos condes, tres con el título de Barón o superior, y tres con el rango de Caballero y se procedía a una votación. En la práctica, este sistema nunca fue utilizado, puesto que el Gran Maestre proponía los nombres, que eran aceptados por asentimiento general.

La Orden de San Patricio inicialmente tuvo trece oficiales: el Prelado, el Canciller, el Secretario, el Ujier, el Secretario, el Genealogista, el Rey de Armas, dos Heraldos y cuatro Persevantes.


Para las ocasiones importantes, tales como coronaciones y las investiduras de los nuevos miembros de la Orden, se usaba el uniforme de Gran Gala:
  • El manto era azul celeste forrado de seda blanca. La estrella de la Orden a la izquierda del manto.
  • El sombrero de la Orden era de terciopelo negro desde Jorge IV con tres penachos de plumas, uno rojo, uno blanco y uno azul.
  • El collar era de oro, formado por rosas Tudor y arpas y atado con nudos. Las dos rosas que conforman la Rosa Tudor se esmaltaban blanco alternativamente en rojo y blanco. Del arpa central quedaba suspendida la placa, y se remataba con una corona.

  • La estrella de la Orden es de ocho puntas, representando los cuatro puntos cardinales, y los cuatro puntos intermedios. Cada punto se muestra como un racimo de rayos. En el centro aparece el lema y el mismo diseño que se aprecia en la placa.
  • La cinta era de color azul celeste.
  • La insignia representa un trébol de tres hojas en forma de coronas sobre una cruz en aspa de San Patricio y rodeado por un círculo azul con el lema en mayúsculas, así como la fecha de la fundación de la Orden en números romanos ("MDCCLXXXIII").
 
La Capilla de la Orden fue originalmente la Catedral de San Patricio en Dublín. Cada miembro de la Orden, incluido el Soberano, tenía asignado un puesto en el Coro que se señalaba con sus armas heráldicas y sobre ellas se colocaba su bandera personal. También se anotaba en una pieza de metal el nombre del caballero y la fecha de su ingreso en la Orden. A la muerte de un Caballero, la bandera y el escudo eran retirados y reemplazados por los de su sucesor.
Después de la separación de la Iglesia de Irlanda en 1871, la Catedral dejó de ser utilizada, quedando la Orden sin sede canónica hasta 1881 cuando comenzó a emplearse como tal el Gran Salón del Castillo de Dublín. 
Tras el establecimiento del Estado Libre de Irlanda las banderas de los caballeros se retiraron. Sin embargo, cuando el Salón fue redecorado en 1962 se decidió que deberían ser repuestas las banderas de los miembros que la Orden tenía en 1922. El Salón, que pasó a denominarse Salón de San Patricio, también sirvió como Cancillería de la Orden. Todavía hoy en día el St. Patrick Hall acoge la ceremonia de toma de posesión por parte de cada Presidente de Irlanda.

 
Los Caballeros utilizaban el postnominal "KP" y podían rodear sus armas con una representación del círculo azul con el lema y el collar de la Orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada