SERVUS HISPANIARUM REGIS



sábado, 5 de febrero de 2011

LA DUQUESA DE ALBA REGRESA AL PALACIO DE BUCKINGHAM


Archivo:Blason Fitz-James, Ducs d'Albe de Tormes.svg


La Duquesa de Alba acudió el pasado día 2 de febrero, en calidad de invitada de honor, a la fiesta que el Príncipe de Gales organizó, con la participación de Porcelanosa, en el Palacio de Buckingham, del que puede disponer una noche al año. Esta vez, Doña Cayetana, a quien el propio Príncipe Carlos había invitado personalmente, tuvo oportunidad de conversar con Camilla Parker de Duquesa a Duquesa.
Este 2011 compartió sonrisas y plano con la Duquesa de Alba, quien se mostró encantada de estar en el Palacio de Buckingham, que tan bien conoce gracias a los años que pasó en Londres cuando su padre era embajador de España en la capital inglesa.
Gran amiga de la reina Isabel II, la Duquesa de Alba se rodeó de lo más granado del panorama social español y londinense


FUENTE: Laura Villar para "La Voz Libre".

Al estallar la Guerra Civil Española, los Alba se exiliarion en Londres, lugar donde su padre sería nombrado por Franco representante diplomático del Gobierno de Burgos (21 de noviembre de 1937) y posteriormente embajador de España (8 de marzo de 1939) tras la renuncia del embajador de la República, Pablo de Azcárate. Atrás dejaban el madrileño Palacio de Liria, su residencia oficial, que quedó destruido casi por completo debido a los bombardeos, y que fue víctima del saqueo y el pillaje. Afortunadamente, gran parte de las obras de arte de los Alba fueron trasladadas con anterioridad a los sótanos del Banco de España.
Ya en la capital británica, Cayetana sufrió los estragos de la Segunda Guerra Mundial y vivió en carne propia la larga serie de bombardeos alemanes que afectaron a la ciudad.
A los 16 años, tenía como compañero de clases a un hijo de Tolstoi, entre otros jóvenes de diversas partes del mundo, hijos todos ellos de diplomáticos. En varias ocasiones estuvo de visita en la casa de su pariente, el Premier Wiston Churchil, donde las hijas de éste le hacían la reverencia protocolaria.
El 19 de marzo de 1945, Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, pretendiente al trono de España, hizo público el Manifiesto de Lausana, en el que se pedía a Franco que diera paso a una monarquía moderada, democrática y constitucional, y se acompañaba con una orden dirigida a eminentes monárquicos para que renunciaran a sus cargos con la dictadura. El primero en acatar esa orden  fue el duque de Alba, que abandonó la embajada de Londres y regresó a España con Doña Cayetana.
Muchas décadas después, la titular del Ducado de Alba ha regresado a Londres.

Archivo:Escudodecasadealba.png



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada