SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 21 de junio de 2011

CAPÍTULOS NOBLES Y COFRADÍAS DEL CORPUS CHRISTI DE TOLEDO (III)

Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro de Toledo.


CAPÍTULO DE CABALLEROS DEL SANTO SEPULCRO DE TOLEDO


Es una Institución religiosa formada por Caballeros Cristianos, constituida para dar mayor gloria a Cristo y ensalzar los misterios de la Pasión. Desde 1928 es guardia de honor del Cardenal Primado de España y fue reconocida por la autoridad pontificia, el Papa Pío XI a instancias del Cardenal D. Pedro Segura Sáenz en el mismo año 1928.
Forman parte del Capítulo de Caballeros, los poseedores de carreras civiles, militares y eclesiásticas, títulos nobiliarios, grandes cruces y personas de reconocido prestigio y renombre social.
Su sede, en el Real Monasterio de Santa Isabel de los Reyes, sito en la Plaza de Santa Isabel, (Toledo), y su sede de honor en la Capilla del Palacio Arzobispal de Toledo.


HISTORIA FUNDACIONAL

Una vez, realizada su constitución formal, se solicita por parte de la Junta de Gobierno al Cardenal, día para su constitución canónica. Palacio decide que será el día de Jueves Santo, que en el año 1928 coincide con la fecha de 5 de abril. Este día es glorioso para el Capítulo, en el se verifica la primera imposición de hábitos por el Emmo. Sr. Cardenal Doctor Segura Sáenz.
A las 16 horas en la Capilla del Palacio Arzobispal, se sitúan los caballeros en número superior a 40, en dos filas de bancos, todos y cada uno de los caballeros visten de rigurosa etiqueta civil o militar. El primado se situó en la plataforma del altar mayor. A su derecha, el Prioste Ilmo. Sr. D. Luis Barber Sánchez; a su izquierda, alza el Guión del Capítulo el caballero fundador más joven, el Sr. D. Vicente Arroba Juzgado, y actúa de Maestro de Ceremonias, el Sr. D. Wenceslao Manzaneque Fraile.
El Cardenal bendijo las insignias y los hábitos, y los caballeros arrodillados, recibieron uno a uno de manos del Primado la imposición de su Santo Uniforme, rindiendo reverencia primero al Prioste y luego al Guión, pasando a tomar asiento en Capítulo.


Histórica imagen de la Fundación del capítulo el 5 de abril de 1928

Se intentó revivir en este acto, cada uno de los pasos protocolarios que describían los antiguos textos medievales consultados por el maestro de ceremonias para hacer la celebración a imagen y semejanza de los nombramientos de caballeros celebrados, en tiempos pasados, en la corte de Castilla. El rito canónico de imposición de hábitos y cruzamiento de caballeros se transcribe literalmente:
Induere vestimento Capituli Domini Nostri Jesuchisti jacentis in sepulcro ut proesis fidelibus in fide y caritate. Accipe cingulum quo praecinctus valeas Chiristo servire in ipsius mandatorum observantia. Operi caput tuun in signum fortitudinis ad defensionen fidei christianae
Ante la imposición por parte del Primado de cordón, hábito, insignias y birreta, responden los caballeros, Amén.
Durante el sermón del Cardenal a los caballeros, les hizo recordar instantes del Evangelio y les alentó a rememorar el espíritu de los Caballeros que lucharon contra el Islam en Tierra Santa en las Cruzadas, y al final de la alocución engarzó sus palabras con las siguientes: ...
"Queda canónicamente constituido el CAPÍTULO DE CABALLEROS DEL SANTO SEPULCRO".
Tras la imposición de hábitos, el Capítulo haciendo Guardia de Honor al Cardenal por vez primera, se dirigió desde la Capilla de Palacio hasta la Catedral, perfectamente formados, para velar el Monumento de la Catedral.


Don Mariano Martínez Moreno, Caballero Fundador

El acontecimiento fue tal, que el Rey de España, S.M. Alfonso XIII, a media tarde y en riguroso incógnito, acompañado del Duque de Miranda, se dirigió directamente desde Madrid a la Catedral toledana a visitar el Monumento donde se encontraban velando al Santísimo los Caballeros del Santo Sepulcro. Ante tal renovado esplendor, el Rey lo elogió fervientemente y a las puertas de la Catedral fue recibido por el Cardenal Doctor Segura. Al Rey y al Primado dio Guardia de Honor por primera vez el Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro, a los cuales pasó revista el Rey el 5 de Abril de 1928, a los pocos minutos de su fundación.
La constitución del Capítulo hace que la prensa toledana y nacional se hagan eco de este acto inusual de la fundación de una nueva orden de caballeros, que nada más y nada menos serían llamados a ser Guardia de Honor del Cardenal Primado de España.
A partir de entonces y entre los prohombres de Toledo, se desea tener el honor de pertenecer al Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro. Son tantas las solicitudes que se presentan y tan fuertes las recomendaciones que las avalan, que la Junta de Gobierno, temiendo que se desvirtúe la esencia fundacional de la Orden, consulta sobre lo que acontece al Cardenal Primado, pero éste y ante la categoría moral y cristiana de muchos de los aspirantes, constituye capítulo, por medio del Prioste, el día 7 de Junio de 1928, en su sede, la Capilla del Palacio Primacial, a las 8 de la mañana. Es día del Corpus Christi, y el boato y esplendor se acentúan. Durante la sesión, asisten más de cuarenta caballeros.
Por unanimidad se admitieron para tomar el hábito los siguientes señores que lo tenían solicitado: Ilustrísimo Sr. D. José Feliz de Lequerica, ex subsecretario y abogado de Bilbao; Sr. D. José Mosquera Amores, abogado y propietario de Villanueva de Alcardete; Excelentísimo Sr. D. Francisco de Tuero y Guerrero, Marqués de los Llanos, militar, de Madrid; Sr. D. Alfonso Fernández de Alcalde y Fernández de Varela, abogado, de Madrid; Excelentísimo Sr. D. José María Velluti y Zbikoroski, Marques de Falces, de Madrid; Ilustrísimo Sr. D. Francisco Ponce de León y Díaz de Velasco, médico, de Valladolid; Sr. D. José Calvo Sotelo, abogado Ministro de la Monarquía.


Los Caballeros del Santo Sepulcro en un turno de Vela ante el Santísimo en el Real Monasterio de Santa Isabel de los Reyes de Toledo

UNIFORMIDAD

El capítulo viste desde su fundación en 1928 con un manto de caballero de lana blanco marfil, con amplio cuello y cruz potenzada roja sobre el hombro izquierdo, birreta episcopal de tres aletas en seda blanca con borlón de seda roja en el centro, guantes blancos, venera de plata dorada en forma de águila bicéfala coronada que aloja en su centro una cruz de Mendoza en esmalte rojo y largo cordón o fiador también rojo.


La uniformidad de los Caballeros del Santo Sepulcro de Toledo


Peregrinos del Capítulo en la escalinata del Santo Sepulcro de Jerusalén junto a los Padres Franciscanos, Custodios de Tierra Santa


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada