SERVUS HISPANIARUM REGIS



miércoles, 15 de febrero de 2012

EL REINO DE LA ARAUCANÍA Y PATAGONIA

Archivo:Blason du Royaume d'Araucanie et de Patagonie.svg


El Reino de la Araucanía y la Patagonia fue un intento de monarquía constitucional instituida en 1860 por el abogado y noble francés Orélie Antoine de Tounens en los territorios habitados por el pueblo mapuche y otros grupos indígenas.
Reclamó soberanía sobre las tierras ubicadas al sur del río Biobío hasta el Seno de Reloncaví, de acuerdo con las fronteras trazadas por el Parlamento de Quilín de 1641 entre la nación mapuche y el Imperio Español, abarcando parte de la actual región del Biobío, toda la de La Araucanía y parte de la de Los Ríos, Chile, además de la vertiente oriental de la Patagonia, hoy parte de Argentina. Su capital fue establecida en la localidad de Perquenco.
Nunca recibió reconocimiento formal de Estado alguno durante sus 13 meses de existencia y fue sometida por el Ejército de Chile en 1862. Hasta la fecha, existe un grupo que mantiene una "casa real" en el exilio y ha intentado sin éxito el restablecimiento de este proyecto de Estado.

Bandera

Bandera del Reino de Araucania y Patagonia


Orélie Antoine de Tounens llegó en 1858 al puerto de Coquimbo y después de pasar algún tiempo en casa de una dama francesa en Valparaíso y Santiago, se dirigió a la zona de la Araucanía desde el puerto de Valdivia. Allí se contactó con el lonco Quilapán, al que entusiasmó con su idea de fundar un estado para el pueblo mapuche como forma de resistencia al ejército chileno, durante la época final de la Guerra de Arauco.
Quilapán permitió el ingreso de Tounens a sus tierras, cuyo paso estaba prohibido para los huincas (extranjeros), y el 17 de noviembre de 1860 fundó allí el Reino de la Araucanía del cual fue proclamado rey bajo el nombre de Orélie Antoine I.

Crown of the Kingdom
La Corona de Acero, símbolo del Reino

En los días siguientes, Tounens promulgó la constitución del reino y el 20 de noviembre del mismo año declaró la anexión de la Patagonia, estableciendo como límites el río Biobío en Chile por el norte, el océano Pacífico por el oeste, el océano Atlántico por el este desde el río Negro en la actual Argentina hasta el Estrecho de Magallanes, límite austral continental del Reino.

Archivo:Antoine de Tounens vestido de Mapuche.jpg
 Orélie Antoine I ataviado con la vestimenta tradicional mapuche

Tounens viajó a Valparaíso para dar a conocer su reino al gobierno de Chile, en aquel entonces bajo la presidencia de Manuel Montt, el cual no reconoció el nuevo Estado. Después de regresar a la Araucanía, el gobierno chileno bajo el mandato del nuevo presidente José Joaquín Pérez, ordenó la búsqueda y arresto del rey Orélie Antoine, bajo los cargos de perturbación del orden público. Un criado suyo lo entregó a orillas del río Malleco, en enero de 1862, siendo trasladado a Nacimiento y luego a Los Ángeles donde fue recluido en un manicomio. El cónsul francés logró sacarlo de allí y lo repatrió a Francia.
En Europa, Tounens promocionó su aventura, siendo apoyado por algunos empresarios para financiar un segundo viaje, realizado a fines de 1869. Sin embargo, durante aquellos años, el gobierno chileno había realizado maniobras de coerción en el territorio para incorporarlo a la República, por lo que Tounens no fue recibido con el apoyo anterior, debiendo huir a Buenos Aires.
Tras intentar dos nuevos regresos en 1874 y 1876, murió el 17 de septiembre de 1878. Al fallecer sin herederos, uno de sus amigos, Gustave Achille La Viarde fue coronado sucesor y solicitó ayuda económica y militar al presidente de los Estados Unidos, Grover Cleveland, para la liberación de los territorios ocupados, la cual fue denegada.

Image of 1860 map of the  Kingdom

Mapa representando los territorios del Reino

Desde entonces, se estableció un gobierno en el exilio en París, que gozó de cierto reconocimiento en las distintas casas reales de Europa. Su actual cabeza, Philippe Paul Alexandre Henry Boiry, príncipe de Araucanía y Patagonia, ha tenido contactos con algunos líderes mapuches.
El territorio reclamado por el denominado Reino de la Araucanía y la Patagonia correspondía básicamente a aquellas regiones que no habían sido sometidas por los gobiernos de la República Argentina y la República de Chile.
Gran parte de la Patagonia oriental ubicada al sur del río Colorado estaba bajo dominio de los pueblos nativos, mientras al occidente de los Andes el límite entre mapuches y chilenos estaba definido por el río Biobío según lo estipulado por el Parlamento de Quilín de 1641. Sin embargo, diversas colonias existían hacia el sur de este límite. Valdivia, Osorno y el archipiélago de Chiloé habían sido territorios hispanos previamente a la independencia de Chile y fueron posteriormente incorporados a este país, mientras el gobierno chileno avanzó en la colonización de Llanquihue desde 1845, especialmente con inmigrantes de origen alemán. El territorio entorno al Estrecho de Magallanes y Tierra del Fuego, en tanto, fue habitado por colonos chilenos y argentinos desde los años 1840.
Gran parte de los territorios reclamados por el Reino de la Araucanía y la Patagonia serían incorporados por ambas repúblicas  tras la captura de Orélie Antonie de Tounens, a través de campañas militares conocidas como la Ocupación de la Araucanía en Chile y la Conquista del Desierto en Argentina.

Orélie Antoine de Tounens se proclamó primer rey de la Araucanía en 1860 en lo que esperaba fuera una monarquía constitucional en los territorios habitados por tribus indígenas libres, fuera del dominio chileno o argentino. Tras la muerte en el exilio de Tounens, su amigo Gustave Achille La Viarde se proclamó rey al no haber sucesores directos de Orélie Antoine I.
Tras la muerte de Aquiles I, segundo monarca de la Casa de Tounens, este fue sucedido por el doctor Antoine Hippolyte Cros. Sin embargo, su temprana muerte obligó a la formación de un Consejo de Regencia nombrando a Georges Sénéchal de la Grange como sucesor, que declinó ser rey, acabando en teoría con este título.



Bandera de la Nación Mapuche
Sin embargo, el actual pretendiente al trono Philippe Boiry asegura que el título habría sido heredado por Laure Thérèse Cros, hija de Antonio II. A la muerte de la princesa Laure Thérèse, le sucedió su hijo, Jacques Alexandre Antoine Bernard, quien en 1951 habría abdicado en favor de Philippe Boiry, Felipe I de Araucanía y Patagonia.





























La principal evidencia esgrimida es una carta de consentimiento de Antonio III y un certificado en el que se consigna la abdicación y transmisión de la sucesión del título, con fecha 12 de mayo de 1951.
Aunque la Casa Real ha estado en el exilio en Francia durante más de un siglo, nunca ha renunciado a sus derechos desde el punto de vista internacional. Actualmente el Príncipe Felipe de Araucanía está a la cabeza de la Casa Real de Araucanía y Patagonia, en estrecho contacto con los grupos Mapuche tanto en América del Sur como en Europa. Ha intervenido en la ONU ante el grupo de trabajo sobre las poblaciones indígenas como representante de los Mapuche que viven en Argentina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada