SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 14 de octubre de 2012

EL PALACIO DE AUGUSTUSBURG

File:Teutonic Knights Arms.svg


El Palacio de Augustusburg se encuentra en la ciudad de Brühl, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia (Alemania), muy cerca de la ciudad de Colonia. Es uno de los monumentos más significativos de los estilos barroco y rococó de Alemania. Fue palacio de los príncipes-arzobispos de Colonia durante el siglo XVIII. Desde 1984 está inscrito como monumento Patrimonio de la Humanidad.
Ya en el siglo XII los arzobispos de Colonia poseían en esta localización una hacienda con un bosque para la caza. En el año 1284 el arzobispo Siegfried comenzó a construir un castillo rodeado de un foso, que finalizó en 1298. Bajo el arzobispo Walram este castillo fue reforzado. La fortaleza existió hasta 1689 cuando los franceses lo hicieron volar por los aires.
El arzobispo Clemente Augusto de Baviera (1700–1761), que pertenecía a la Dinastía de los Wittelsbach, ordenó construir en el lugar donde se encontraban las ruinas antes comentadas, el palacio de Augustusburg. Las obras comenzaron en 1725 según los planos del arquitecto Johann Conrad Schlaun de Westfalia.

File:Schloss Augustusburg Bruehl.jpg
El Palacio y sus jardines

Estéticamente mantiene la tónica general del estilo imperante en la época de su construcción, en la que había una importante dependencia del gusto francés. Sus dimensiones son bastante reducidas, teniendo en cuenta su contexto histórico, en el que los soberanos alemanes competían en la grandiosidad de su nuevas residencias. Esto estuvo motivado por la necesidad de aprovechar los cimientos del antiguo castillo medieval. El palacio se proyectó como una construcción de tres cuerpos, en el que el central estaba flanqueado por dos alas laterales orientadas al norte y al sur.

File:Clemensaugust.jpg
Clemente Augusto, Príncipe Elector

La decoración interior se encargó a Cuvilles, joven arquitecto de origen francés. En un principio diseñó los aposentos privados que se denominaron Apartamento Amarillo, y posteriormente se le encargó la construcción del palacete de Falkenlust. En 1740 se encargo al arquitecto Neumann rediseñar una escalera. Esta sería su obra maestra y también la obra más característica del rococó alemán. Se trata de una suntuosa escalinata articulada en torno a un rellano central, en el que se alza un curioso monumento en forma de cenotafio, dedicado a Clemens August, el fundador del castillo. Hacia él asciende un tramo inicial de escaleras que se bifurca en dos tramos superiores ascendentes (tipología imperial) apoyados sobre cariátides. Todo este conjunto está coronado por una cúpula con pinturas al fresco que representan alegorías en honor del príncipe elector.
 
Escalera de honor del Palacio de Augustusburg

En cuanto a los jardines, como en la mayoría de las residencias contemporáneas, son de estilo francés adornados con parterres simétricos en torno a una fuente central. Dentro del parque del palacio, y tras recorrer una avenida de tilos, nos encontramos con un bello pabellón de caza llamado Falkenlust. Este edificio se comenzó a construir en 1729. En el parque podremos encontrar también una pequeña capilla de planta circular decorada con rocallas marinas.

Detalle de la Fachada Principal

Estos palacios son la demostración patente del fasto que rodeaba a los príncipes alemanes del siglo XVIII, intentando imitar a los soberanos mas importantes de Europa, pues aunque gobernaban sobre pequeños principados, nunca repararon esfuerzos en competir en la fastuosidad de sus residencias. Y no podían quejarse, pues Augustusburg es un palacio bellísimo, que aunque pequeño, tiene todos los encantos de los que podían disfrutar otras residencias mayores.

Fachada principal del Palacio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada