SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 23 de octubre de 2012

LA ORDEN IMPERIAL DE LA REUNIÓN


El 18 de octubre de 1811 Napoleón fundó, en la ciudad de Amsterdam, la Orden Imperial de la Reunión. Previamente, e 1 de julio de 1810 había decretado la anexión del Reino de Holanda al Imperio Francés y decidido la fundación de una orden de mérito que reemplazara la Orden de la Unión, creada por su hermano Luis Napoleón, en ese Reino.

Gran Collar de la Orden de la Unión del Reino Napoleónico de Holanda. (FUENTE: www.empire1804.fr)

Napoleón buscaba, con la creación de esta nueva Orden, aliviar la presión de concesiones que sufría la Legión de Honor y, al mismo tiempo dotar a su Imperio de una distinción supranacional que pudiera alcanzar a todos sus súbditos y constituirse en un catalizador para la unión de los hombres de una nueva Europa, bajo la protección del águila imperial.
Así nacía la Orden de la Reunión, una recompensa destinada a resaltar la unidad, bajo el Imperio, de los hombres que vivían en Holanda, las ciudades Hanseáticas, las Provincias Ilíricas,Toscana y Roma
La Orden contaba con tres grados: Caballero (limitados a 10.000), Comendador (limitados a 1.000) y Gran Cruz (limitados a 500). El Emperador era su Gran Maestre.
En precedencia fue la segunda orden del Imperio, después de la Legión de Honor, pero antes de la Orden de la Corona de Hierro. Para proporcionar una pensión a sus miembros (Napoleón no comprendía la existencia de una nobleza pobre), preveía un gasto anual de 500.000 francos.

Fichier:Jean-Thomas Arrighi de Casanova.jpg
Jean-Thomas Arrighi de Casanova (1778-1853), Duque de Padua

 
El lema "Haz el bien y que digan" (doe zie bienestar en niet om), propio de la extinta Orden de la Unión, no se adaptaba a un gran imperio multinacional. Por ello se decidió cambiarlo por el más significativo: "Todo por el Imperio".
Los caballeros de la vieja Orden de la Unión fueron autorizados para seguir llevando sus condecoraciones antiguas o a cambiarlas por las de la nueva Orden. El Emperador se reservó el derecho de veto en los nombramientos. Luis, como Rey de Holanda, había sido demasiado generoso en la distribución de recompensas.
Un francés, Jean-Baptiste Nompère Champagny, duque de Cadore, y un holandés, el barón Maarten van der Goes van Dirxland, fueron nombrados como Gran Canciller y Tesorero y Gran Representante respectivamente. A la Orden se le adjudicó como sede el Hôtel du Châtelet de París.
En otros Estados anexionados por Francia tales como: el Palatinado, los Estados Pontificios, Toscana y Piamonte, hubo distinciones como la Orden del León del Palatinado, la Orden de la Espuela de Oro, la Cruz San Juan de Letrán, la Cruz de San Esteban, la Suprema Orden de la Santísima Anunciación y la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro, que fueron sustituidas también, durante el período napoleónico, por la Orden de la Reunión.

Fichier:Philippe Antoine d'Ornano (R. Lefevre).jpg
Philippe Antoine d'Ornano (1784-18623), Comandante de la Caballería de la Vieja Guardia (1813)

La Orden, que se confería a franceses y extranjeros, premiaba el mérito en la administración pública, el poder judicial y el ejército.
Charles-François Lebrun, duque de Plaisance, representaba a Napoleón en Amsterdam como "Prins Estatúder", realizando en nombre del Emperador las transferencias de la Antigua Orden de la Unión a la nueva Imperial de la Reunión, con estos resultados:
  • 64 Grandes Cruces incluyendo 29 fuera de Holanda,
  • 90 Comendadores, incluyendo 21 fuera de Holanda,
  • 527 Caballeros, incluyendo 59 fuera de Holanda.

Archivo: Institución de la Orden de la Reunión (1811) Jpg.
Minuta de la Cancillería de la Orden de 1813

La insignia era una estrella de oro esmaltada de blanco con doce puntas pometeadas de oro. El espacio entre cada una de las puntas de la estrella se llena con haces de cinco flechas, los seis superiores en punta, los seis inferiores en volador.

El centro del anverso está ocupado por el Trono Imperial tapizado con las abejas napoleónicas. Dos leones representando al Piamonte y a Toscana. Un haz de flechas representa las nueve provincias de los Países Bajos, dos tridentes simbolizan las ciudades de Hamburo y Génova. La Loba Capitolina, situada a los pies del trono, amamantando a Rómulo y Remo representa a Roma. Una corona circular de esmalte azul cierra el conjunto con unas ramas de laurel en oro y la expresión en francés "Tout pour l´Empire" ("Todo por el Imperio").
 
Reverso de la insignia de la Orden. (FUENTE: www.napoleon1er.org)


El centro del reverso está ocupado por la cifra imperial de Napoleón rodeada por una corona de laurel y todo ello rafagado. Una corona circular de esmalte azul cierra el conjunto con unas ramas de laurel en oro y la expresión en francés "A jamais" ("Para siempre"). La insignia se une a la corona imperial francesa mediante dos pares de ínfulas. El anillo de la base de la corona se esmalta en azul con la expresión en letras de oro que rodea todo: "Napoleón Fondateur".

 
Placa en plata de la Orden Imperial de la Reunión. FUENTE: www.france-phaleristique.com

Los Caballeros prestaban el siguiente juramento de ingreso:
"Juro ser fiel al Emperador y su dinastía, lo juro por mi honor, para dedicarme al servicio de Su Majestad, para defender su persona y conservación del territorio del Imperio en su integridad, no asistir a ninguna reunión en contra de la paz del Estado, contra su honor, la seguridad, o cualquier cosa que tienda a perturbar la unión o el bien del Imperio".
 
Ordre Imperial de la Reunion Chevalier ribbon.svg
Cinta de la Orden
 El 22 de febrero de 1812 fueron concedidas las primeras 64 Grandes Cruces, y el 29 del mismo mes fueron creados los primeros 74 Comendadores.
Por Decreto imperial de 12 de marzo de 1814, los titulares de la Orden que justificaran tener 3.000 francos de renta o más, alcanzaban el título de Caballeros del Imperio. Se convirtieron en miembros del colegio electoral de su distrito o su distrito de residencia y también fueron capaces de promover a sus hijos para la concesión de la Legión de Honor. El establecimiento de la Orden de la Reunión fue mal recibido por la Legión de Honor,en especial por el Gran Canciller, Conde Bernardo de Lacépéde , quien en una carta de fecha 27 de febrero de 1812, escribió al Emperador temiendo que la predilección imperial se centrara en la nueva Orden. Durante la primera Restauración, la Orden Imperial de la Reunión no se concedió aunque se permitió su uso. Pero el regreso de Napoleón durante los Cien Días hizo que se volviera a condecer.
Cuando el rey Luis XVIII volvió al trono nuevamente,la Orden Imperial de la Reunión fue abolida por real decreto de 28 de julio de 1815. El Canciller de la Legión de Honor ordenó el 2 de agosto de 1815 que todos los diplomas e insignias debían ser entregados a la casa de la Moneda de París y consolidados en oro para las arcas de la Legión de Honor. Como indemnización, y para evitar el descontento de los antiguos titulares de la Orden Imperial de la Reunión, se decidió canjear sus insignias y grados por los equivalentes en la Orden de la Legión de Honor.


La idea de la Orden Imperial de la Reunión sería recuperada por el General De Gaulle quien, como Presidente de la República Francesa instituyó en su día la Orden Nacional del Mérito para premiar la fidelidad y logros de los funcionarios públicos.


Placa y banda de la Gran Cruz de la Imperial Orden de la Reunión
digitalgallery.nypl.org



 





 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada