SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 11 de octubre de 2012

SOLEMNE REPARACIÓN HISTÓRICA EN BELGRADO

СТАНДАРТЕ ЗА ИСПРАВЉАЊЕ ПОВЕСНЕ НЕПРАВДЕ
http://www.czipm.org/regent-sahrana.html

El pasado 4 de octubre de 2012 se celebró una solemne función religiosa en la Catedral de San Miguel en Belgrado con motivo del traslado de los restos mortales del Príncipe Pablo de Yugoslavia (1893-1976), de la Princesa Olga (1903-1997) y del Príncipe Nicolás (1928-1954), desde la ciudad suiza de Lausana, donde estaban enterrados, hasta su patria: Serbia.
El entierro se celebró el sábado 6 de octubre 2012 en la cripta de la Iglesia de San Jorge en Oplenac. Las más altas autoridades del país asistieron a la ceremonia, entre ellas el presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, el primer ministro, y el ministro Ivica Dacic.
Sus Altezas Reales el Príncipe Heredero Alejandro II Karadjordjevic y Princesa Catalina presidieron la llegada de los restos del Príncipe Pablo, de la Princesa Olga, y de su hijo, el Príncipe Nicolás.




La Misa de Requiem fue oficiada por Su Santidad el Patriarca Irinej de Serbia y otros jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Serbia.
Las tres ataúdes, cubiertos por estandartes principescos serbios, fueron introducidos en la Catedral a los sones del himno nacional de Serbia, "Pravde Boze", mientras miembros del ejército serbio rendían honores. Después de la liturgia y el Requiem, el presidente de la nación balcánica, dijo que Serbia cerraba  con dignidad una etapa  histórica:  "Están siendo enterrados en la Tierra Santa de Serbio, en una iglesia construida por el rey Pedro I".



S.A.R. la Princesa Isabel, hija del príncipe Pablo y Princesa Olga, dijo que una gran injusticia se había reparado, y que una profunda herida había sanado, y dio las gracias al Presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, por su apoyo para trasladar a su patria los restos de sus seres queridos.



Su Alteza Real el Príncipe Alejandro destacó en su discurso: "Este es un momento histórico para nuestra familia, pero también un acontecimiento muy importante para nuestro país. Mi difunto padre, el rey Pedro II, que desafortunadamente sigue enterrado en el extranjero, siempre hablaba con amabilidad y afecto del príncipe Pablo y de la princesa Olga. Tengo buenos recuerdos de los encuentros con ellos en mi juventud. Oremos a Dios este acto solemne y triste por la unidad y la prosperidad de nuestra Serbia ante el ataúd de este gran estadista y patriota ".

Fuente: http://www.czipm.org/regent-sahrana.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada