SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 8 de noviembre de 2012

LAS ÓRDENES DE MÉRITO DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA (I)

Por su extraordinario interés pasamos a reproducir la traducción que hemos realizado de la primera parte de un brillante artículo de nuestro buen amigo, el gran heraldista ruso Michael Medvedev, sobre las Órdenes propias de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

LAS ÓRDENES DE MÉRITO DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA (I)

En general se acepta en nuestros días que una orden de caballería o de mérito sólo podrá discernirse por un poder temporal y, más concretamente, por un Estado soberano, representado por su Jefe, el Parlamento, u otro órgano o funcionario competente. Las "órdenes" fundadas en privado son por lo general, y con razón, consideradas como "creadas sin la debida autorización", "cuasi-órdenes", "soi-disant", e incluso "falsas". Así, la palabra "orden" es una especie de título, que no puede ser libremente asumido.
En este aspecto, las órdenes eclesiásticas de las Iglesias Orientales (las Iglesias ortodoxas y las Iglesias orientales en comunión con Roma), presentan un problema. Constituyen un fenómeno consolidado y su existencia es ampliamente aceptada, sin embargo, no pertenecen ni a un Estado, ni son órdenes dinásticas. Algunos autores tratan de justificar su existencia como fenómenos de culto puro (en vez de honores públicos), o como premios exclusivamente internos de las iglesias correspondientes. Ambos argumentos son erróneos y, además, irrelevantes.
En varios casos, su existencia puede ser explicada como una extensión de una explicación histórica del concepto general de honores temporales. Los patriarcas ortodoxos bajo el dominio otomano fueron dotados de cierta responsabilidad temporal (etnarquía), y continuaron por tanto ejerciendo algunas de las prácticas imperiales, incluyendo las nominaciones de los dignatarios laicos. Es este mundo del liderazgo tradicional el que fuera continuado en 1966 por Su Santidad el Patriarca ecuménico Atenágoras con la creación de una Orden de San Andrés.
La Orden del Santo Sepulcro, del Patriarcado de Jerusalén, que es anterior a la del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla por lo menos en un siglo, si no mucho más, sin duda fue fundada como una reflexión sobre el papel prominente del mundo Patriarcado. Vale la pena mencionar que esta institución fue reconocida en la Rusia Imperial como una orden extranjera plenamente auténtica, y su insignia se permitió llevar con el correspondiente permiso Imperial.
Otro ejemplo curioso es la Orden del Cordero de Dios del Arzobispado de Finlandia, que es una rama del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, pero también una de las dos iglesias oficiales del Estado de Finlandia, que terminó integrándose en el sistema nacional de honores.
La mayoría de las otras órdenes de los patriarcados orientales y metrópolis independientes parecen estar fundadas como una imitación de las prácticas de los vecinos, siguiendo el principio de la igualdad de las Iglesias hermanas.
Entre las Iglesias orientales, la Iglesia Ortodoxa Rusa cuenta con un sistema muy elaborado de Órdenes que se describen a continuación:
Durante la Segunda Guerra Mundial el régimen soviético se vio obligado a apelar a los sentimientos patrióticos, y éstos estaban en buena medida unidos al patrimonio religioso nacional. La extinción inmediata de la Iglesia Ortodoxa dejó de ser una prioridad del gobierno estalinista y, en lugar de eso, poco a poco el régimen trató de integrar a la Iglesia en la sociedad atea.
Las necesidades de la política exterior también exigieron cierta tolerancia, así como los contactos internacionales de los líderes religiosos, que se convirtió en argumento decisivo en la restauración premial.
Las Órdenes eclesiásticas eran consideradas todavía "no suficientemente leales" como para encajar en el sistema premial estatal, sin embargo, debian permitirse.
Así, la Iglesia Ortodoxa comenzó a dotarse de órdenes y medallas propias. Irónicamente, la situación legal de estos premios se podría definir como la de los "premios eclesiásticos bajo el patrocinio del Estado".
En 1957, con motivo del 40 aniversario de la restauración del gobierno del Patriarca de Rusia, fue instituída la "Orden de San Vladimir" (en tres clases), sobre todo como premio para los líderes civiles y los religiosos de las iglesias extranjeras de diferentes denominaciones.
En 1959 Su Majestad Imperial Haile Selassie fue condecorado con la Orden de San Vladimir lo que suponía enlazar, en la práctica con la antigua orden imperial de ese mismo nombre.
En 1961, el Patriarca Alexis I de Rusia fue el primero en recibir la Orden de San Vladimir por acuerdo del Sínodo de los Obispos.
En 1978 se creó la Orden de San Sergio de Radonezh (también dividida en tres clases), y el año 1988 supuso la aparición de otras al conmemorarse el milenio de la cristianización de Rusia.

Hoy en día el sistema premial de las Órdenes de la Iglesia Ortodoxa Rusa se divide en tres categorías principales: las Órdenes de toda la Iglesia Ortodoxa Rusa, las Órdenes semi-privadas y las Órdenes eclesiásticas locales establecidas para ciertas delegaciones territoriales de la Iglesia. Normalmente tienen tres clases.
La institución de las Órdenes es una prerrogativa del Santo Sínodo (órgano permanente de gobierno de la Iglesia Ortodoxa Rusa). El Patriarca las otorga de acuerdo con los Estatutos aprobados por el Consejo Episcopal.
Existen doce Órdenes en la Iglesia Ortodoxa Rusa que, ordenadas por orden de precedencia, son las siguientes:

1. Orden del primer Apóstol San Andrés. Орден святого апостола Андрея Первозванного
Fue creada el 28 de diciembre de 1988. Es la más alta distinción de la Iglesia Rusa y se reserva en exclusiva a los Jefes de las distintas Iglesias ortodoxas. Se trata de una Orden de clase única. La insignia, un medallón oval coronado que muestra la efigie de San Andrés de pie delante del aspa y e su mano un pergamino.

Badge, Obverse
Insignia de la Orden
Fuente: http://www.medals.org.uk/russia/rf/rf144.htm

Star, Obverse
Placa de la Orden de San Andrés.
Fuente: http://www.medals.org.uk/russia/rf/rf144.htm

La cinta de la Orden del primer Apóstol San Andrés es de color verde.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada