SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 18 de octubre de 2013

EL EJÉRCITO DE LA SANTA FE

File:Greater Coat of Arms of Ferdinand IV of Naples.svg
Armas Reales de Fernando IV de Nápoles
Autor: Heralder
En el transcurso de las guerras de la Revolución Francesa y, tras los éxitos del General Bonaparte en su conquista de los estados italianos de la época, la ciudad de Roma fue ocupada por un ejército francés al mando del general Championnet.
El Rey de Nápoles, Fernando IV, decidió, en octubre de 1798,  liberar la Ciudad Eterna de los franceses. Pero el ataque fracasó y provocó la reacción francesa, que condujo a la caída del propio Reino de Nápoles en enero de 1799. En su sustitución se proclamó la República Napolitana con ayuda de los jacobinos locales.
File:Championnet a Napoli.gif
Entrada de los franceses en Nápoles (23 de enero de 1799)
Retirados los Borbones a la ciudad de Palermo (Sicilia), bajo la protección naval británica, surgió la idea de recuperar la parte continental del Reino.
Su artífice fue el cardenal calabrés Fabrizio Ruffo, quien solicitó al rey Fernando IV que le permitiera organizar la reconquista y expulsar a los ocupantes extranjeros. Su plan era iniciar un levantamiento en Calabria que debería extenderse al resto del territorio napolitano. El monarca dio su visto bueno aunque no fue muy generoso con los medios para financiar la empresa. A pesar de los recursos limitados, Ruffo desembarcó en su tierra natal, y dio a conocer a los habitantes una proclama en la que se exhortaba a todos a expulsar a los franceses del Reino de Nápoles y a restaurar la monarquía.
Archivo: Fabrizio Ruffo1.gif
El Cardenal Fabrizio Ruffo
Comenzaron a presentarse los voluntarios, especialmente campesinos, en la localidad de Pizzo Calabro. Ya había concentrados unos 17.000 a la llegada del Cardenal Ruffo (7 de febrero de 1799) quien denominó a sus fuerzas como: "Ejército de la Santa Fe" ("Esercito della Santa Fede in Nostro Signore Gesù Cristo"), por lo que en la historiografía italiana se denomina a sus miembros y partidarios como "Armata Cristiana e Reale" o "sanfedistas".
El Cardenal Ruffo inició su avance reconquistando ciudades y pueblos. En ocasiones, como en Crotone, no pudo evitar que el odio de los campesinos y el deseo de obtener botín, degeneraran en venganzas, saqueos y devastación. 
File:Sanfedisti.jpg
Estampa popular en la que San Antonio guía al Ejército de la Santa Fe. El Cardenal Ruffo aparece a caballo junto a sus tropas
El 7 de mayo de 1799, los ejércitos franceses se retiraron del norte de Italia a causa del avance austro-ruso, lo que dejaba la defensa gala de Nápoles no muy bien pertrechada. 
El Ejército de la Santa Fe del cardenal Ruffo acampó en Nola. Era ya una fuerza multinacional, compuesta por italianos, austriacos y rusos; e incluso un contingente turco, que era la aportación del Imperio Otomano al esfuerzo de guerra de la Segunda Coalición.
El célebre "Fra Diavolo" militó en el Ejército de la Santa Fe
La escuadra combinada anglo-borbónica, bajo el mando del almirante Horacio Nelson, inició el bloqueo de la Bahía de Nápoles para evitar cualquier intento francés de escapar por mar. 
Desde Nola, Ruffo avanzó y ocupó Somma Vesubio y luego Portici. En la batalla del Ponte della Maddalena, el 13 de junio de 1799, el ejército de la Santa Fe reconquistó Nápoles. En las operaciones se distinguió por su valentía y su habilidad en el mando, el hasta ese momento bandido calabrés, Panedigrano.
En la capitulación se permitió que los últimos soldados franceses fueran enviados en un barco con destino a Toulon.
Fernando IV de Nápoles regresó a su capital, y en ella permanecería hasta la siguiente ocupación francesa, esta vez en 1806.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada