SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 10 de octubre de 2013

EL PRÍNCIPE JOZEF PONIATOWSKI (I)

Archivo: Paryż poniatowski luwr.JPG

Celebramos este año 2013 el bicentenario de la muerte de uno de los héroes polacos más queridos y populares, el príncipe Jozef Poniatowski. "Salón del Trono" les propone, en dos entregas, un acercamiento a su perfil biográfico.
El Príncipe Józef Antoni Poniatowski nació en Viena el 7 de mayo de 1763. Su padre, Andrzej Poniatowski, fue mariscal al servicio de Austria y hermano del último rey de Polonia Estanislao II Augusto Poniatowski. Su madre, Teresa Kinsky, era de familia checo-austríaca y dama de la corte de la emperatriz maría Teresa.
El padre de Józef murió cuando éste tenia diez años y el rey Estanislao II se convirtió entonces en su protector, lo que dio origen a una gran amistad que duró toda la vida. 
Józef se crio en Viena, pero también pasó algún tiempo en Praga y en Varsovia con su tío. Como aristócrata del ancien regime, aprendió francés, polaco y alemán. Desde su niñez, el príncipe fue entrenado para el servicio militar, pero también aprendió a tocar instrumentos musicales, como el piano (incluso llevaba uno con él en sus campañas militares). 
Bajo la influencia de Estanislao II, Poniatowski desarrolló su condición polaca, aunque no ingresó en el ejército nacional hasta los 26 años. Representó al rey polaco en el funeral de María Teresa de Austria. 
En 1787, viajó con Estanislao II a Kanio y Kiev, donde conoció a Catalina II de Rusia.
En 1788, fue ascendido a coronel y participó junto a los austriacos en la guerra contra Turquía en calidad de ayudante del Emperador José II. Poniatowski fue condecorado durante la captura de la ciudad de Sabac, en la que sufrió graves heridas. En esta batalla, Poniatowski salvó la vida de Carlos Felipe de Schwarzenberg. Posteriormente, estos dos hombres fueron tanto aliados como enemigos, hasta que Schwarzenberg dio el golpe final en Leipzig.

Archivo: Stanisław II Augusto Poniatowski en clothes.PNG coronación
S.M. Estanislao II Poniatowski, último rey de Polonia

Llamado por su tío, se le propuso a Poniatowski que se integrara en el ejército Polaco. Estanislao II había pedido este favor al ejército Austriaco, pero todo dependía de su sobrino. Poniatowski se mostró de acuerdo y, al mismo tiempo que Tadeusz Kosciuszko.
En 1791 se proclamó en Polonia la Constitución de Mayo y Poniatowski fue un gran entusiasta de estas reformas, como miembro de la Asociación de Amigos de la Constitución.
El 6 de mayo de 1792, Poniatowski recibió el mando del ejército polaco en Ucrania, con la tarea de defender el país de un ataque ruso. Poniatowski, ayudado por Kościuszko y Michał Wielhorski, un amigo de los días de servicio a Austria, demostró una gran habilidad. Las fuerzas Rusas fueron más numerosas y tenían más artillería en cada encuentro, con lo que obligaron a Poniatowski a retirarse. Con todo, obligó a los rusos a pelear en cada avance, y logró algunas victorias, como la de Zielence, la primera victoria del ejército Polaco desde la época de Juan III Sobieski. Cuando Poniatowski notó que una de las columnas polacas flaqueaba, se involucró personalmente en la lucha de sus soldados, algo que se volvió costumbre.
Archivo: Konstytucja 3 Maja.jpg
Varsovia se dispone a jurar la Constitución del 3 de mayo de 1791
Estanislao II Augusto celebró la victoria y para conmemorar la ocasión estableció la famosa Orden Polaca Virtuti Militari Los primeros soldados en recibir este nuevo honor fueron Poniatowski y Kościuszko, pero este entusiasmo resultó prematuro. Kościuszko, en la Batalla de Dubienka, defendió el río Bug durante cinco días contra un ejército ruso, cuatro veces más grande que el Polaco.
Finalmente, las fuerzas polacas se reunieron en Varsovia para una batalla final, cuando un mensajero informó a los comandantes que Estanislao II había firmado la paz con los rusos. El Ejército Polaco recibió la orden de terminar las hostilidades pero siguió fiel a Poniatowski, y se ofreció a derribar al nuevo gobierno en su nombre. 
Después de varias órdenes contradictorias, Poniatowski se mostró contrario al golpe de estado. Deprimido, Poniatowski intentó morir en una escaramuza en Markuszew el 26 de julio, pero fue salvado por sus soldados. Después de una protesta inútil, Poniatowski y la mayoría de los generales polacos renunciaron y se fueron del ejército, ignorando las súplicas del rey.
En un gesto de despedida, los soldados de Príncipe Józef demostraron su gratitud acuñando una medalla conmemorativa, y hasta mandaron cartas de agradecimiento a la madre del príncipe. Poniatowski regresó a Viena. Pero las autoridades rusas no querían que el Príncipe estuviera tan cerca de Polonia, y el timorato rey Estanislao II pidió que su sobrino se alejase más. Poniatowski cumplió con el deseo de su tío y viajó Europa Occidental, traumatizada entonccs por la violencia de la Revolución Francesa.
Llegó la Segunda Partición de Polonia y, en el verano de 1794, Estanislao II escribió a su sobrino pidiendo que regresara para ayudar a Kościuszko en la insurrección nacional contra el reparto. Sin mucho entusiasmo, Poniatowski regresó con Wielhorski y se presentó en la base de Kościuszko en Jędrzejów el 27 de mayo. Kościuszko pidió que Poniatowski recibiera el mando de una división en Lituania, pero Poniatowski prefirió estar cerca de su tío.
El Príncipe participó los combates cerca de Varsovia y mandó una división contra los prusianos en Marymont el 26 julio de 1794.
Archivo: Tadeusz Kośiuszko durante la batalla de Racławice.PNG
El héroe nacional polaco Kościuszko en la Batalla deRaclawice(1794)
Para Poniatowski, la mejor defensa era un buen ataque, y en una serie de confrontaciones ocurridas entre el 5 y el 10 de agosto, se apoderó de la región Góry Szwedzkie, pero la perdió después del contraataque prusiano. Tratando de recuperar el territorio perdido, Poniatowski fue herido y perdió su caballo. En un serie de ataques en octubre, sus pocos soldados pararon a los prusianos en el río Bzura durante suficiente tiempo para que el ejército de Jan Dabrowski se retirara tras de las defensas de Varsovia.
Aunque las fuerzas polacas lucharon valientemente, la insurrección fracasó. Después de que los rusos capturaran Kościuszko en la Batalla de Maciejowice, estalló la lucha por el poder entre varios generales. Polonia dejó de existir como estado independiente durante más de un siglo. 
Poniatowski se quedó un tiempo en Varsovia, aunque sus tierras fueron confiscadas, y rechazó una comisión en el Ejército Ruso. Incapaz de tolerar las condiciones de lealtad que los rusos querían imponerle, regresó a Viena. .
En 1796, Catalina II murió, y su hijo, el Zar Pablo I de Rusia, le devolvió a Poniatowski sus tierras y trató de reclutar los servicios del príncipe Polaco. Poniatowski le dijo que debido sus heridas de guerra estaba de mal salud y no podía seguir en la carrera militar.
En 1798, su tío Estanislao II murió en San Petersburgo y Poniatowski se encargó de organizar el legado del rey difunto, asegurando su heredad y terminando las obligaciones de su tío. Se quedó en Varsovia varios meses, y, como tenia buenas relaciones con Pablo I y su corte, regresó a sus propiedades en Varsovia y Jabłonna.
Hasta 1806, Poniatowski vivió una vida privada y tranquila, de fiestas, bailes y juego, manteniéndose lejos de la política, y causando escándalo con su comportamiento y el de sus amigos. Su hogar fue administrado por Henrietta Vauban, una señora mayor y estricta quien le trajo de Viena, y que influyó mucho en el príncipe. Siempre popular con las mujeres, el príncipe nunca se casó. Tuvo dos hijos con dos de su amantes solteras, la más importante de estas dos Zofia Czosnowska de la familia Potocki.
Archivo: Lesseur-Poniatowski.jpg
El Príncipe Poniatowski en una representación de 1793
Las residencias de Poniatowski fueron abiertas para varias personalidades, y desde 1801, el futuro Luis XVIII de Francia, hermano de Luis XVI, vivió con su familia y su corte durante varios años en el Palacio Lazienki.
En 1802, sufriendo varios problemas legales por causa de la sucesión de Estanislao II, Poniatowski hizo un viaje a Berlín. En esta visita a la capital de Prusia mantuvo relaciones cordiales con la familia real de Prusia, los Hohenzollern.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada