SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 15 de noviembre de 2013

SANTA MARGARITA DE ESCOCIA

Archivo: StMargareth edinburgh castle2.jpg
Santa Margarita de Escocia en una vidriera de la Capilla de Santa Margarita en Edimburgo
Foto: Kjetil Bjornsrud
Inmediata ya la ceremonia de investidura del Capítulo de Caballeros del antiguo Reino de la Corona de Aragón, que se celebra en la festividad de Santa Margarita de Escocia, nos acercamos hoy al perfil biográfico de esta santa y reina.
Santa Margarita de Escocia nació en Hungría y era hija del príncipe inglés Eduardo el Exiliado, hijo éste de Edmundo II Brazo de Hierro. La procedencia de su madre, Ágata, es polémica y se ha estimado que pudo haber sido hija del rey San Esteban I de Hungría o familiar cercana de Gisela de Baviera, la esposa del monarca húngaro. 
En todo caso Margarita nació tras la muerte del rey San Esteban, durante un caótico periodo donde gobernaba Pedro Ortseolo de Hungría, sobrino del fallecido monarca. Una salvaje revuelta pagana se produjo en 1046, cuando Margarita tenía tan sólo un año de edad. Todos los extranjeros que vivían en Hungría fueron atacados (principalmente germánicos, pues muchos habían acudido a apoyar a Orseolo), pero según se sabe la pareja real inglesa y Margarita no sufrieron daños. Ese mismo año fue coronado rey Andrés I de Hungría, quien luchó arduamente contra los paganos y reforzó el cristianismo con tal fervor, que fue conocido como "Andrés el católico". 
Fue precisamente en esta atmósfera en la que creció Santa Margarita, lo que muy probablemente la llevó a una vida piadosa y devota a la religión de Cristo. Se estima que viajó a suelo inglés hacia 1057, cuando su familia fue llamada a ocuparse de asuntos sucesorios en Inglaterra.
Cuando su tío, Eduardo el Confesor, murió en 1066, ella estaba viviendo en territorio inglés, donde su hermano, Edgar Atheling, había decidido reclamar el trono vacante. 
De acuerdo a la tradición, tras la conquista normanda de Inglaterra, Margarita decidió dejar Horthumbria junto a sus hermanos y volver al continente, pero una tormenta desvió su barco a Escocia, donde buscaron la protección del rey Malcolm III. El sitio donde se presupone que desembarcó se conoce actualmente como St Margaret's Hope (La Esperanza de Santa Margarita), próximo a la villa North Queensferry. 
El rey Malclm III recibe a Margarita en Escocia
Malcolm III estaba viudo y se sintió atraído por la idea de casarse con alguna de las pocas mujeres restantes de la familia real anglosajona. El matrimonio de Malcolm y Margarita tuvo lugar poco después y fue seguido por numerosas invasiones de Northumbria por el rey escocés, probablemente en apoyo de las pretensiones de su cuñado Edgar. 
Archivo: Malcum Camnoir.jpg
Los reyes Malcolm III de Escocia y Margarita en un armorial de 1562
Margarita y el monarca escocés tuvieron ocho hijos, dos de los cuales, Alejandro y David, serían reyes de Escocia.
Su marido, Malcolm III, y su primogénito, Edward, murieron frente a los ingleses en el asedio del castillo de Alnwic en 1093. La terrible noticia de ambas muertes resultó fatal para la salud de la reina Margarita, que ya estaba enferma, y falleció tres días después, el 16 de noviembre de 1093.
Es interesante reseñar que, mientras los hijos de Malcolm con su primera esposa Ingibjörg todos recibieron nombres gaélicos, aquellos que tuvo con Margarita no lo hicieron. La tradición posterior suele señalar a Margarita como la responsable de comenzar a mermar la cultura gaélica en las tierras bajas y en Escocia en general. Los nombres de los hijos de Margarita tenían probablemente la intención de servir a las demandas de ésta al trono anglosajón en el período anterior al que se reconociera de forma plena el dominio normando, por lo que recibieron nombres anglosajones.
Es improbable los hijos de Margarita y Malcolm III fueran vistos originalmente como sucesores al trono escocés, ya que el rey tenía otros hijos mayores y hermanos en mejores condiciones para sucederlo. Por ello Margarita apoyó las pretensiones que sus hijos sostenían a su herencia anglosajona como algo importante, ya que era una forma de legitimar la autoridad de los reyes escoceses en la anglófona Lothian y el norte de Inglaterra.
Archivo: Malcolm3Canmore.jpg
Retrato figurado de Malcolm III de Escocia, rey entre 1058 y 1093
Santa Margarita fue canonizada en 1251 por el Papa Inocencio IV como resultado de su santidad personal y su fidelidad a la Iglesia. Atendía personalmente a los huérfanos y a los pobres antes de probar bocado, y se levantaba todas las medianoches para asistir a los servicios eclesiásticos. 
Costeó la construcción de conventos y templos y organizó una asociación de señoras para dedicarse con ellas a tejer y bordar ornamentos para las iglesias. A sus hijos los educó muy cuidadosamente en la religión católica y se esmeró porque aprendieran muy bien el catecismo y la doctrina cristiana. En su casa y entre la gente del pueblo hacía leer las vidas de santos. Se esmeraba en conseguir sacerdotes fervorosos para las parroquias. A su esposo el rey, lo entusiasmaba continuamente para que hiciera obras a favor de la Iglesia y de los pobres, y para que fuera compasivo con sus enemigos.
Construyó una hermosísima catedral. Insistía mucho a la gente en el deber de santificar el domingo. En Cuaresma y en Adviento ayunaba cada día. Le gustaba mucho leer los Evangelios y pasaba varias horas de la noche en oración.
La iglesia católica fijó primeramente la fiesta de Santa Margarita de Escocia el 10 de junio, pero la fecha se cambió al 16 de noviembre, el día de su muerte, en la reforma litúrgica de 1972.
La Universidad de Queen Margaret (fundada en 1875), el hospital Queen Margaret (en las afueras de Dunfermline),  y varias calles en Queensferry del Norte y Queensferry del Sur llevan hoy su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada