SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 27 de febrero de 2015

EL BRILLO DE LA CORONA Y EL CADALSO: LADY JANE GREY

Firma de Juana I de Inglaterra

Lady Jane Grey nació en Bradgate, Leicestershire, el 12 de octubre de 1537. Fue bisnieta de Enrique VII de Inglaterra, sobrina nieta de Enrique VIII y sobrina segunda de sus hijos, María, Isabel y Eduardo VI.
Juana fue la tercera de los cinco hijos de Enrique Grey, tercer marqués de Dorset y de Frances Brandon, duquesa de Suffolk y sobrina de Enrique VIII. Se benefició de un nuevo modelo intensivo de educación para mujeres, teniendo como tutor a John Aylmer, quien también lo fue de la futura reina Isabel I.
Al igual que Isabel, Grey pasó largas temporadas en la residencia de Catalina Parr.
La sucesión al trono se convirtió en uno de los grandes problemas durante el gobierno del rey Enrique VIII a causa de los constantes conflictos y enfrentamientos religiosos del periodo. Finalmente fue sucedido por el único varón habido en sus matrimonios, Eduardo, hijo del monarca y de Jane Seymour.
Al producirse el temprano fallecimiento de Eduardo VI, la primera en la línea de sucesión era María Tudor, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón, su tía segunda y prima carnal de su madre Frances Brandon. El problema era que María era católica y se temía que pudiera revertir los cambios religiosos que había efectuado Eduardo VI durante su reinado.
Streathamladyjayne.jpg
Supuesto retrato de Lady Jane Grey
Un grupo de nobles, liderados por John Dudley, duque de Northumberland, que actuó como regente de Eduardo VI, buscaba un heredero que continuase la política religiosa del rey fallecido.
Hicieron que Juana Grey contrajera matrimonio con el menor de los hijos del duque, Guilford Dudley en Durham House, Londres, el 12 de mayo de 1553. El duque intentaba así mantener su poder ante la eventualidad de una caída en desgracia si se efectuaban cambios en el país con un nuevo monarca católico.
Lady Jane Grey en un granado del siglo XVII
En el momento de la muerte de Eduardo VI, Ledy Jane Grey era la quinta en la línea de sucesión al trono por detrás de las princesas María e Isabel, hijas de Enrique VIII; de la reina de Escocia María Estuardo, y de Frances Brandon. Por tanto, sus pretensiones de preceder en el trono a las otras candidatas tenía escasos fundamentos legales.
El rey Eduardo VI murió el 6 de julio de 1553. Los nobles partidarios de la continuidad de la Iglesia de Inglaterra, proclamaron a Lady Grey reina de Inglaterra el 10 de julio. Según algunas fuentes, fue engañada por su familia para que optara al trono y rehusó nombrar a su esposo rey. María Tudor era mucho más popular que Grey, en parte por el maltrato que había recibido su madre Catalina de Aragón por su esposo, Enrique VIII. 
Recreación dieciochesca del ofrecimiento de la corona inglesa a Lady Jane Grey
Su proclamación, ilegal a todas luces, provocó que su efímero "reinado" de nueve días no concitara adhesiones. Lady Jane Grey fue arrestada por orden de la legítima reina, María I, quien envió un emisario para intentar que Jane se convirtiera al catolicismo.
La Rebelión protestante encabezada y acaudillada por Thomas Wyatt  en febrero del año 1554 selló el destino de Lady Jane Grey, a pesar de que no estuvo en ningún momento relacionada o vinculada con ella. El levantamiento había tenido lugar como protesta armada ante el inminente matrimonio de María I con su sobrino el futuro Felipe II de España.
Tan sólo cinco días después del arresto de Wyatt, Lady Grey fue condenada a muerte por alta traición y usurpación de la corona. La ejecución tuvo lugar el 12 de febrero de 1554 en la Torre de Londres. Jane tenía solamente 16 años de edad. Aquel mismo día fue ejecutado también su esposo Guilford. El 23 de febrero, su padre Enrique la seguía al cadalso. Fue sepultada con su marido en la Capilla de San Pedro ad Vincula en la Torre.
Ejecución de Lady Jane Grey en la Torre de Londres, por el pintor Paul Delarroche (1833)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada