SERVUS HISPANIARUM REGIS



jueves, 5 de febrero de 2015

LA MEDALLA DEL ESTABLECIMIENTO EN PARÍS DE LUIS XVI

Premier homenaje des Habitans de París a la Famille Royale le mercredi 7 Octobre 1789.jpg

Tras el fracaso de la reunión de los Estados Generales y la conversión de los representantes del Tercer Estado en Asamblea Nacional ("Juramento del Juego de Pelota"), la Revolución Francesa alcanzaba a la masas el 14 de julio de 1789 con el asalto a la fortaleza de La Bastilla en París.
Mientras tanto, el temor a una reacción militar de los nobles emigrados, la hambruna y el desconcierto frente a los acontecimientos parisinos, provocaron en toda Francia una serie de revueltas campesinas conocidas como el Gran Miedo, dirigidas casi exclusivamente en detrimento de la nobleza. Para poner remedio, el 4 de agosto la Asamblea votó la abolición de los derechos feudales y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, poniendo fin al régimen feudal
Toma de la Bastilla (14/07/1789)

El rey Luis XVI montó en cólera, puesto que su persona estaba en la cúspide de la misma sociedad estamental que los revolucionarios querían subvertir con sus reivindicaciones de igualdad. 
El 1 de octubre, en el palacio de Versalles, se dio una cena en honor a los regimientos de Flandes, pero en París se filtró la noticia de que era en realidad una reunión antirrevolucionaria. El 5 de octubre una muchedumbre armada compuesta en su mayoría de mujeres marchó sobre Versalles para pedirle pan al Rey y presentarle una petición con la esperanza de que la situación se resolviera. 
Women's March on Versailles01.jpg
La marcha de las mujeres sobre Versalles

La mañana del 6 de octubre las habitaciones reales fueron invadidas y hubo muertos entre los guardias reales y los civiles. 
La intervención de la Guardia Nacional con el marqués de Lafayette al frente, restablece el orden. La Familia Real se muestra en un balcón del Palacio mientras la masa exaltada grita: "El Rey a París"
La Fayette y María Antonieta 06 de octubre 1789.jpg
Lafayette besa la mano de la Reina María Antonieta para calmar a los revolucionarios

Aconsejados por Lafayette, Luis XVI y su familia se vieron obligados entonces a trasladarse a París, al Palacio de Las Tuillerías, bajo vigilancia de la Guardia Nacional.
El 10 de octubre de 1789, la Asamblea aprobó la nueva titulación de Luis XVI: Louis, par la grâce de Dieu et la loi de l'État constitutionnelle, Roi des Français (Luis, por la gracia de Dios y la ley del Estado constitucional, Rey de los franceses). A partir de este momento obtuvo el título de Rey de los franceses, el cual no sólo se diferenciaba gramaticalmente del de Rey de Francia, sino que simbolizaba el cambio en el Estado, y el cambio de concepción del monarca, que ahora pertenecía a los franceses y les debía lealtad.

Testigo de todos estos acontecimientos es la medalla acuñada por la villa de París conmemorando el traslado de Luis XVI de Versalles a las Tuillerías.
En su anverso se muestra la efigie del monarca con peluca, banda e indumentaria civil, rodeado por la inscripción en francés que refleja su nueva titulación: "Louis XVI Roi des François". En el exergo la expresión "Ville de París".

FRANCIA. MEDALLA LUIS XVI VISITA PARÍS. 1.789 (Numismática - Medallería - Histórica)
Anverso de la Medalla.
Foto: www.todocolección.net

El reverso presenta una visión alegórica, y claramente dulcificada, del momento del traslado. En ella, un figura femenina a modo de clásica matrona portando corona mural, alegoría de la Villa de París, muestra al rey Luis XVI, a la reina María Antonieta y el delfín Luis, la que será su nueva residencia, el palacio de Las Tuillerías. Rodea al grupo la leyenda en francés: "J´y ferai desormais ma demeure habituelle" ("Haré de este lugar mi residencia habitual").
En el exergo la data conmemorativa en francés: "Arrivé du Roi a Paris le 6 oct(obre) 1789".
Anverso de la Medalla.
Foto: www.todocolección.net

No pudiendo salir ya de caza y ni tan siquiera salir de las Tullerías, el Rey cayó en una profunda apatía. En la familia real empezó a crecer la agitación y se empezó a hablar de planes de fuga de París, para buscar apoyo político y militar en las cortes europeas.
Aunque aún faltaría más de año y medio, espacio suficiente para albergar novedades y frustraciones para Luis XVI, en el horizonte comenzaba a gestarse la malhadada "Fuga de Varennes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada