SERVUS HISPANIARUM REGIS



martes, 3 de febrero de 2015

MARÍA LUISA DE BORBÓN Y BORBÓN PARMA, INFANTA DE ESPAÑA, REINA DE ETRURIA, DUQUESA DE PARMA Y LUCCA


María Luisa Josefina Antonieta Vicenta de Borbón y Borbón-Parma, nació en el Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia) el día 6 de julio de 1782. La Infanta fue hija de los futuros reyes Carlos IV y María Luisa de Parma, que entonces ostentaban el título de Príncipes de Asturias. María Luisa era nieta por línea paterna de los reyes de España Carlos III de España y María Amalia de Sajonia, mientras que por vía materna lo era de los duques de Parma Felipe I y Luisa Isabel de Francia.
La Infanta María Luisa en un retrato anterior a su temprana boda
Maria Luisa contrajo matrimonio en el Palacio de Aranjuez el 25 de agosto de 1795 con su primo, el príncipe heredero Luis de Parma. La pareja se instaló en Parma y tuvieron dos hijos: Carlos, futuro Carlos II de Parma y María Luisa.
En el año 1801, Napoleón Bonaparte ocupa el territorio del Ducado de Parma e inmediatamente asigna a los duques el territorio del Reino de Etruria, creado sobre el antiguo Gran Ducado de Toscana. La compensación territorial se hace ya que la familia Borbón de España, de la cual era miembro la duquesa, era aliada de la causa bonapartista en aquel momento.
En 1803, el rey Luis de Etruria, marido de la infanta María Luisa, moría prematuramente a la edad de treinta años. A partir de este momento, María Luisa se hace cargo de la regencia de su hijo y ejerce un gobierno destinado a suprimir las innovaciones revolucionarias de los gobiernos de su marido tutelados por Francia. María Luisa restituye el absolutismo en 1807, provocando la intervención francesa. El Reino de Etruria queda disuelto.
María Luisa como Reina de Etruria
Tras estos sucesos, la ex-reina de Etruria, María Luisa, y sus dos hijos se instalan en la corte de Madrid. Allí apoyará los intereses de su padre, Carlos IV, en contra de los partidarios de su hermano, el futuro Fernando VII. Intenta presionar a su padre y a Napoleón Bonaparte para conseguir un reino de nueva creación al norte de Portugal pero sin éxito.
La Familia de Carlos IV, magistral retrato de Goya
En 1808, tras el Motín de Aranjuez, que arranca la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando, VII, Napoleón comienza a ejecutar su plan de apoderarse de la familia real española y luego de España misma. El 2 de mayo a primera hora sale de Madrid la ex-soberana, con la capital a horas de alzarse contra los franceses.
Tras las Abdicaciones de Bayona queda retenida en Francia hasta la derrota de Napoleón.
El Congreso de Viena en 1815 crea el Ducado de Lucca para el duque Carlos II,  estableciéndose una regencia con la infanta María Luisa al frente. 
La Infanta María Luisa como Regente de Lucca junto a su hijo Carlos II y su hija María Luisa
En 1817 se le reconoce la potestad de heredar el ducado de Parma de nuevo tras la muerte de la archiduquesa María Luisa de Austria, viuda de Napoleón.
La infanta muere el 13 de marzo de 1824 en la ciudad de Roma, víctima del cáncer, siendo enterrada posteriormente en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.
Monumento a María Luisa en la Piazza Napoleone de Lucca
Foto: Unukorno





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada