SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 23 de octubre de 2015

ENRIQUE IV Y MARÍA DE MÉDICI EN UNA MEDALLA DE 1604

Medallas históricas: Francia. 1604 Enrique IV. 56,5mm de diametro, 70,5g - Foto 1 - 52019060

Tras dejar atrás su turbulento matrimonio con Margarita de Valois, el rey Enrique IV de Francia contrajo nuevas nupcias en diciembre de 1600 con María de Médici. Su matrimonio fue debido, principalmente, a las preocupaciones dinásticas y financieras de la corona francesa. Los Médici, banqueros acreedores del rey de Francia, prometieron una dote de 600.000 escudos de oro, lo que hizo que María de Médici fuera apodada como la “Gran banquera”.
María de Médici desembarca en Marsella, obra de Rubens
Su llegada a Francia se produjo con su apoteósico desembarco en Marsella, tras su matrimonio por poderes en Florencia. Dos mil personas formaban su cortejo. Antoinette de Pons, marquesa de Guercheville y dama de honor de la futura reina, fue la encargada de recogerla en la ciudad costera. Después de desembarcar, María de Médici se reunió con su esposo en Lyon, donde pasaron la noche de bodas.
La nueva Reina quedó embarazada en seguida, y el 27 de septiembre de 1601 nació el primer hijo, el delfín Luis, causando gran alegría tanto al rey como a todo el reino, ya que desde hacía cuarenta años se esperaba el nacimiento de un Delfín. María de Médici continuó con su papel de esposa y le dio a su marido varios hijos.
Matrimonio por poderes en Florencia entre Enrique IV (representado por el Gran Duque Fernando I) y María de Médici, obra de Jacopo Chimenti
Pero la soberana no se entendía con Enrique IV. Sumamente celosa, no soportaba las aventuras femeninas de su marido, ni sus desaires; él la obligaba a relacionarse con sus amantes y además le escatimaba el dinero que necesitaba para cubrir todas las necesidades que su condición real le exigía. Las discusiones entre ambos eran frecuentes, seguidas por una relativa tranquilidad. María de Médici quería hacerse coronar oficialmente como Reina de Francia, pero Enrique IV, por diversas razonas políticas, iba posponiendo la ceremonia. Fue necesario esperar al 13 de mayo de 1610 para que la reina fuera coronada en Saint Denis e hiciera su entrada oficial en París. Al día siguiente el rey Enrique IV fue asesinado por el fanático Ravaillac.
María e Médici coronada Reina de Francia en Saint Denis, por Rubens
En 1604 se acuña una curiosa medalla en honor a Enrique IV y a su esposa la reina María de Médici.
En el anverso aparece el busto del monarca con armadura y corona de laurel en la cabeza. Sin duda un espléndido retrato. Le rodea la leyenda latina: "HENRICVS. IIII. D.G. FRANC(iae) ET NAVAR(rae) REX".
Anverso y reverso de la Medalla original
Foto: NBS

El reverso muestra una representación alegórica de ambos soberanos. Enrique IV, sedente, y ataviado a la romana, con coraza y túnica extiende su brazo derecho para estrechar la mano de María de Médicis, todo ello sobre un brasero del que brotan llamaradas. La Reina, también sedente, aparece representada como una diosa clásica sosteniendo un cuerno de la abundancia. Un sol saliendo de entre las nubes, ilumina la escena.
Rodea la escena una inscripción latina que dice: "MAIESTAS MAIOR. AB. IGNE" ("La majestad es mayor (más poderosa) que el fuego"). En el exergo la data: "1604".
Medallas históricas: Francia. 1604 Enrique IV. 56,5mm de diametro, 70,5g - Foto 2 - 52019060
Reverso de la Medalla en una reacuñación del siglo XIX
Foto: www.todocoleccion.net


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada