SERVUS HISPANIARUM REGIS



lunes, 22 de febrero de 2016

CENTENARIO DE LA BATALLA DE VERDÚN (I)

frbander.jpg (243×329)
Ayer, 21 de febrero de 2016, se cumplían cien años del inicio de la terrible y sangrienta Batalla de Verdún, uno de los hechos de armas más importantes de la Primera Guerra Mundial.
El sector de Verdún estaba muy mal defendido en 1916 porque la mitad de la artillería en los fuertes se había retirado en 1915, dejando sólo las armas pesadas en las torretas retráctiles. Además, no había cinturones de alambre de espino en torno a los fuertes y la mayoría de las armas que los defendían todavía estaban en el almacén subterráneo. Por una casualidad de la incoherencia burocrática, los fuertes habían sido puestos bajo el control de un general que no había informado al comandante local del sector militar de Verdún. En su lugar, recibió sus órdenes directamente de París. En consecuencia, cuando el comandante en funciones del sector militar de Verdún se presentó para inspeccionar Douaumont, un mes antes de la batalla, se le negó el acceso a la fortaleza por no llevar las autorizaciones necesarias. En febrero de 1916, la inteligencia francesa descubrió los preparativos de Alemania pero un retraso en el ataque debido al mal tiempo dio al alto mando francés tiempo para enviar dos divisiones a la defensa de la zona. La fuerza francesa en Verdún constaba en ese momento de 34 batallones frente a los 72 batallones de Alemania, por lo tanto, aproximadamente la mitad que la de su agresor. La artillería francesa estaba aún más en desventaja: cerca de 300 armas de fuego, la mayoría cañones de 75 mm de campaña, en comparación con 1.400 armas por parte alemana, la mayoría de ellas pesadas y superpesadas, incluidos 16 morteros.
El Alto Mando alemán pretendía lanzar la ofensiva el 12 de febrero. Sin embargo, la niebla, la lluvia y los fuertes vientos retrasaron la ofensiva durante una semana, por lo que la batalla comenzó el 21 de febrero 1916 a las 7:15 de la mañana con unas diez horas de bombardeo de artillería que disparó más de 1.000.000 de proyectiles (incluyendo gas venenoso) de 1.400 armas de fuego, la mayoría de ellos obuses pesados, en un frente de 40 km. Este incesante golpear o "Trommelfeuer" (fuego graneado) fue el más intenso y la preparación artillera más larga infligida desde el comienzo de la Gran Guerra. El ruido que produjo se oyó como un estruendo hasta 100 km de distancia. Esta preparación masiva fue seguida por un ataque de tres cuerpos de ejército (III, VII y XVIII). Los alemanes utilizaron lanzallamas por primera vez para limpiar las trincheras francesas. Tropas de asalto recientemente llegadas al frente lideraron el ataque. Esta combinación de artillería y tácticas de choque de infantería en esa escala eran nuevos para los defensores franceses y les hizo perder mucho terreno al principio.
Verdun and Vincinity - Map.jpg
Situación del frente de Verdún al inicio de la batalla
Hasta el 22 de febrero, las tropas de choque alemanas habían avanzado 5 km al capturar el "Bois des Caures", en el borde de la aldea de Flabas, después de que dos batallones franceses, encabezados por el coronel Émile Driant, hubieran mantenido la posición durante dos días.
Esto impulsó a los defensores franceses de vuelta a Samogneux, Beaumont y Ornes. Más tarde ese mismo día murió el coronel Émile Driant, fusil en mano, luchando junto con 56 fusileros y 159 cazadores. Sólo 118 cazadores lograron escapar. Hasta el momento, las malas comunicaciones no habían permitido al alto mando francés tomar conciencia de la gravedad de la batalla; sólo entonces se dio cuenta de lo que realmente sucedía.
batalla-verdun-combates--800x510.jpg (800×510)
Fuerzas alemanas en el sector de Verdún
Foto: ABC
El 24 de febrero, los defensores franceses del XXX Cuerpo de Ejército bajaron de nuevo de su segunda línea de defensa, pero se salvaron de la catástrofe por la aparición del XX Cuerpo al mando del general Maurice Balfourier. Ideado como ayuda de emergencia, los recién llegados fueron lanzados al combate inmediatamente. Esa noche, el jefe del Ejército francés, el general Castelnau, aconsejó a su comandante en jefe, el general Joffre, que el II Ejército francés, a las órdenes del general Philippe Pétain, debía ser llevado a reforzar el sector de Verdún. Mientras tanto, los alemanes estaban en posesión de Beaumont, el Fosses des Bois, el Caurières des Bois y se movían por la quebrada Hassoule que conducía directamente a Fort Douaumont.
El 24 de febrero, a las 4:30 de la tarde, tres compañías de infantería alemanas (Regimiento de Brandemburgo), entraron en el fuerte central del sistema de fortificación francés: Fort Douaumont. La pequeña guarnición francesa (68 hombres) se rindió.
Vista aérea de Fort Douaumont
Castelnau nombró al general Philippe Pétain comandante de la zona de Verdún y ordenó al II Ejército francés al sector de la batalla. Pétain se hizo cargo el 25 de febrero y decidió que los defensores de los fuertes de Verdún deberían volver a una guarnición para formar los baluartes principales de una nueva defensa. Se trazaron nuevas líneas de resistencia en ambas orillas del Mosa y se dieron órdenes para un puesto de aluvión que se estableció a través de Avocourt, Fort-de-Marre, a las afueras de Verdún y Fort du Rozellier. Los defensores de la línea Douaumont fueron divididos en cuatro sectores, y a cada sector se le encomendaron nuevas tropas francesas. Su principal tarea era retrasar el avance alemán con contraataques.
El 29 de febrero, el ataque alemán se ralentizó en el pueblo de Douaumont por las intensas nevadas y una defensa tenaz de los franceses del 33.° Regimiento de Infantería, que había sido mandado en persona por el mariscal Petain en los años anteriores a la guerra. El entonces capitán Charles De Gaulle, quien luego sería el líder de la futura "Francia Libre" durante la Segunda Guerra Mundial y Presidente de Francia; fue hecho prisionero cerca de Douaumont durante la batalla. 
Esta desaceleración dio tiempo a los franceses a enviar 90.000 hombres y 23.000 toneladas de municiones por el ferrocarril de Bar-le-Duc a Verdún. Esto se logró en gran medida por el constante transporte por camiones durante todo el día por una estrecha carretera del departamento, la llamada "Voie sacrée". La línea ferroviaria que atravesaba Verdún, en tiempos de paz, había quedado interrumpida desde 1915.
Relieves en el monumento de la Voi Sacrée de Verdún
Foto: Catskingsloves
Como en tantas ofensivas anteriores en el Frente Occidental, los asaltantes alemanes habían perdido efectividad artillera por avanzar demasiado rápido en las primeras etapas del ataque. El campo de batalla se convirtió en un mar de cráteres a causa de los continuos bombardeos, por lo que era más y más difícil para la artillería alemana avanzar en este terreno. El avance hacia el sur de la infantería alemana también atrajo a la artillería de campaña francesa en la orilla opuesta del río Mosa. Cada nuevo avance hacia el sur, hacia la ciudad de Verdún, se hizo más y más costosa que las anteriores. Cuando el pueblo de Douaumont fue finalmente capturado por la infantería alemana, el 2 de marzo de 1916, cuatro regimientos germanos habían sido prácticamente aniquilados.
Al no poder seguir avanzando de frente hacia Verdún, los alemanes lanzaron una nueva ofensiva, atacando en la orilla oeste o margen izquierda, del río Mosa, en las colinas de Cumières-le-Mort-Homme, el 6 de marzo y Cota 304, el 20 de marzo. En el ataque de la artillería alemana participaron cerca de 800 armas pesadas que dispararon un número de proyectiles cercano a los 4 millones de disparos y transformaron las dos colinas en sendos volcanes de lodo y rocas. La parte superior de la Cota 304 había bajado de 304 m a 300 m, según los análisis posteriores a la guerra. Cumières-le-Mort-Homme estuvo protegido activamente por los cañones franceses que habían obstaculizado el progreso alemán hacia Verdún en la margen derecha.
Soldados del 8787º Regimiento de Infantería francesa en una trinchera de la Cota 304
Después de atacar la Corbeaux des Bois y destruir a varios batallones franceses, los alemanes lanzaron un nuevo asalto a Cumières-le-Mort-Homme el 9 de marzo, esta vez en la dirección de Béthincourt hacia el noroeste. Durante este avance victorioso, también habían capturado los pueblos destruidos de Cumières y Chattancourt.(Continuará).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada