SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 17 de junio de 2016

REINAS CONSORTES DE ESPAÑA (VII): MARÍA ANTONIA DE NÁPOLES

Coat of Arms of Maria Antonia of Naples and Sicily, Princess of Asturias.svg
Armas de María Antonia de Nápoles como Reina Consorte de España

María Antonia de Nápoles (María Antonia Teresa Amelia Juana Batista Francisca Gaetana María Ana Lucía) nació el 14 de diciembre de 1784 en el Palacio Real de Caserta, Reino de Nápoles. Era la hija menor de los reyes napolitanos Fernando IV y María Carolina de Austria, hija de la emperatriz María Teresa. Recibió ese nombre en honor a la hermana favorita de su madre, la desafortunada reina María Antonieta de Francia. 
María Antonia de Nápoles contrajo matrimonio con Fernando, Príncipe de Asturias, hijo de Carlos IV de España, el 10 de octubre de 1802 en la ciudad de Barcelona, al mismo tiempo que su hermano mayor, el príncipe heredero Francisco de Nápoles, se casaba con la infanta María Isabel de Borbón. 
Guiada por su madre desde Nápoles, María Antonia alentó a su esposo a enfrentarse a Manuel Godoy y a la reina María Luisa, con quien la Princesa mantuvo una mala relación personal, llegando a imponerle limitaciones en su vestuario y en sus desplazamientos por Palacio. Al mismo tiempo, la Princesa de Asturias buscó apoyo para la causa del príncipe Fernando en la Corte Española.
Un testigo la describió con las siguientes palabras: "la Princesa de Asturias es una digna nieta de María Teresa de Austria, y parece haber heredado su carácter así como sus virtudes."
Mujer poseedora de una notable educación, mantuvo siempre una gran afición por la cultura, especialmente por la literatura
Maria Antonietta Borbone Napoli 1784 1806.jpg
María Antonia de Nápoles en un retrato pintado por Vicente López
La princesa falleció prematuramente el 21 de mayo de 1806 en el Palacio Real de Aranjuez, a causa de la tuberculosis. Se estableció luto general en el reino por espacio de 6 meses. No tuvo hijos con Fernando porque dos embarazos (en 1804 y 1805) terminaron en abortos.
Hubo rumores por aquel entonces que decían que María Antonia murió envenenada por Manuel Godoy y la reina María Luisa, aunque todo indica que esto es falso. Sin embargo, su madre, la reina maría Carolina de Nápoles, estaba convencida de que María Antonia había sido envenenada.
Sus restos reposan en el Panteón de Infantes del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.
Princesa María Antonia de Naples.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada