SERVUS HISPANIARUM REGIS



viernes, 28 de octubre de 2016

NAPOLEÓN II, REY DE ROMA, DUQUE DE REICHSTADT Y PRÍNCIPE DE PARMA

Coat of Arms of the Duke of Reichstadt (Variant 1).svg
Armas de Napoleón II como Duque de Reichstadt
Diseño: Tom Lemmens

Napoleón II, Emperador de los franceses nació en París el 20 de marzo de 1811, hijo del emperador Napoleón I y de la emperatriz María Luisa. Se cumplía así el más ansiado deseo de Bonaparte, ser al fin padre de un heredero legítimo. El joven príncipe recibe, desde su nacimiento, el título de Rey de Roma, en virtud del senado-consulto del 17 de febrero de 1810. Asimismo, la Constitución del 2 de floreal del Año XII (el 18 de mayo de 1804), otorgaba el título de Príncipe Imperial al hijo mayor del Emperador. los enemigos de Napoleón le dieron el sobrenombre de "l ´Aiglon" (El Aguilucho).
La Emperatriz María Luisa y el Rey de Roma en 1813, por Gérard
Después de la campaña de Francia y de la toma de París por los aliados en 1814, María Luisa, José y su hijo se refugiaron en Rambouillet y luego en Blois. El 3 de abril su padre el Emperador fue depuesto por el Senado, y bajo la presión de sus mariscales, el 4 de abril redactó en Fontainebleau una acta de abdicación salvaguardando los derechos de su hijo, pero ante la imposibilidad de emprender una ofensiva sobre París por la defección de Marmont, abdicó nuevamente el 6 de abril, esta vez incondicionalmente, y así poder negociar con los aliados. 
El 11 de abril de 1814, el Tratado de Fontainebleau con los vencedores, estableció finalmente la renuncia de soberanía en Francia e Italia para sí y su familia. Napoleón se despidió a sus tropas el 20 de abril de 1814 en el "Patio de los Adioses" del Palacio de Fontainebleau y se fue a la isla de Elba. María Luisa y su hijo partieron con destino a Viena el 23 de abril de 1814.
Napoleón y María Luisa presentan al Rey de Roma
El Rey de Roma tuvo también el título de príncipe de Parma, dado que el tratado de Fontainebleau confirió la soberanía del principado de Parma, Piacenza y Guastella a la emperatriz María Luisa con derecho a sucesión de su hijo, que tomó desde ese momento dichos títulos principescos. Esta situación sólo duró hasta la firma del tratado del 10 de junio de 1817 por el que se retiró definitivamente al hijo de María Luisa su título y sus derechos sobre Parma, que ya habían sido devueltos a los Borbón-Parma en aplicación del artículo 99 del Congreso de Viena
Durante los cien Días, el Acta Adicional a las Constituciones del Imperio del 22 de abril de 1815 le devolvió al hijo de Napoleón I el título de Príncipe Imperial, pero no el del rey de Roma. A finales de los Cien Días, el 22 de junio, Napoleón I realizó su segunda abdicación en el palacio del Elíseo, señalando: «mi vida política se acaba, y proclamo a mi hijo, bajo el título de Napoleón II, emperador de los franceses». Pero Napoleón II vive entonces en Viena, en manos de su abuelo el emperador Francisco I de Austria. 
La Cámara de Representantes y la de los Pares, reconocieron la abdicación de Napoleón I y la proclamación de Napoleón II y procedieron a designar un gobierno provisional (Comisión de gobierno) presidido por el Duque de Otranto, y cuatro miembros más. La comisión de gobierno lo designa, en todos sus documentos, como emperador, antes de disolverse el 7 de julio de 1815. Luis XVIII entró en París el 8 de julio de 1815 para reinar de nuevo en Francia.
La familia de Francisco I
Después de 1815, el joven príncipe, conocido ahora como «Franz» más que como «Napoleón», era un cautivo virtual en la corte de su abuelo Francisco I en Viena. El emperador, que le profesaba un aprecio particular, le confirió el título de Duque de Reichstadt en 1818 y le concedió todos los honores correspondientes a los miembros de la Casa de Habsburgo, otorgándole una preeminencia en el rango de los archiduques.
En 1830, cuando el rey Carlos X perdió el trono de Francia a causa de la Revolución de Julio, el joven Napoleón, enfermo de tuberculosis, no pudo plantearse ningún intento de sucesión.
El Duque de Reichstadt en 1832
Aunque el Duque de Reichstadt no se casó ni tuvo descendencia, algunos aficionados consideran altamente probable que haya sido el padre de Maximiliano I de Méjico. Los últimos años de su vida, estuvo muy íntimamente vinculado a su prima la princesa Sofía de Baviera, esposa del archiduque Francisco Carlos de Austria. La archiduquesa Sofía ya era madre del archiduque Francisco José, futuro emperador de Austria-Hungría; y en el curso de su relación nació su segundo hijo, Maximiliano, futuro emperador de Méjico.
Napoleón II, falleció el 22 de julio de 1832 a causa de la tuberculosis, en el Palacio de Schónbrunn (Viena). 
Tumba de Napoleón II en Los Inválidos de París
Foto: Didier Grau
En 1940 sus restos fueron trasladados, como regalo de Adolf Hitler a Francia, desde Viena a Los Inválidos de París, junto a la tumba de su padre, el Emperador. No obstante, su corazón todavía se halla en la Herzgruft de la Iglesia de los Agustinos de Viena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada