SERVUS HISPANIARUM REGIS



domingo, 6 de noviembre de 2016

EL TREN PAPAL DE PÍO IX LLEGA AL MUSEO CENTRALE MONTEMARTINI DE ROMA

File:Pio Nono.svg
Armas de Su Santidad Pío IX
Diseño: Alekjds

Desde el pasado viernes 4 de noviembre de 2016 y hasta el 31 de diciembre de 2020, el Museo Centrale Montemartini, dependiente de los Museoa Capitolinos, y sito en la via Ostiense de Roma, acogerá una pieza única ligada estrechamente a la historia de los estados Pontificios y al Papa Pío IX.
Recogemos aquí este artículo de Luca Liberani publicado en el periódico digital www.avvenire.it con la habitual traducción del italiano realizada por "Salón del Trono" así como los pies de foto.
"EL VAGÓN DE TREN PAPAL DE PÍO IX LLEGA AL MUSEO CENTRALE MONTEMARTINI
En la época de los viajes papales por todo el mundo, puede hacernos sonreír que un pontífice emplease más de media hora para cubrir en tren los 19 kilómetros de trayecto que separan Roma de Frascati. Pero a mediados del siglo xix era, indudablemente, una señal de modernidad que un sucesor del apóstol san Pedro promoviese la construcción de líneas férreas. Y que emplease personalmente el novísimo medio de transporte. Cierto que el “Papa Re” no viajaba en trenes públicos. 
Su Santidad Pío IX en una fotografía de época
El Papa Mastai Ferretti tenía un tren personal formado por tres vagones que serían la envidia de cualquier testa coronada. Se trataba de un regalo de las sociedades de ferrocarriles pontificios "Pío Centrale" y "Pío Latina" realizado en fábricas especializadas francesas. El primer vagón contaba con una logia para las bendiciones, el segundo era un salón del trono con un pequeño apartamento privado y el tercero una suntuosa capilla.

El primero de los vagones con la balconada central para las bendiciones
Foto: www.larepubblicaroma.it

Tras el fin de los Estados Pontificios en 1870, el tren papal quedó en la Estación Termini, y expuesto en 1911 en el Castillo de Sant’Angelo para conmemorar el Cincuentenario de la Unidad. Posteriormente pasó al Museo di Roma, en via dei Cerchi, desde 1930 hasta 1951, momento en el que se trasladó al Palazzo Braschi, debiéndose derribar la pared de un edificio en la Piazza Navona para poder hacerlo entrar. 
Ahora, el tren de Pío IX ha encontrado una digna ubicación en una nueva sala  del Museo de la Centrale Montemartini, el espacio museístico que desde 1997 expone en la que fuera primera central eléctrica pública de Roma, esculturas y elementos arqueológicos procedentes de los Museos Capitolinos. En este espacio en el que se muestra arqueología clásica y arqueología industrial, desde hoy se muestra también, en su esplendor, una verdadera obra de arte sobre raíles. 
Resultado de imagen de treno pio ix
El segundo vagón alberga  en su interior el salón del trono y audiencias
Foto: www.ferrovie.it. David Campione

En su época costó 140.000 francos, incluido su trasporte fluvial por el Ródano hasta Marsella, y desde Civitavecchia hasta Ripa Grande sul Tevere. 
La Capilla del tercer vagón fue decorada con esculturas doradas y plateadas, frescos y pinturas.Giovanni Maria Mastai Ferretti, elevado al solio pontificio el 16 de junio de 1846 con el nombre de Pío IX, era plenamente consciente de la importancia que tendrían las redes de ferrocarriles en el desarrollo económico, social y político de las naciones. 

El Santo Padre Pío IX a bordo de un tren pontificio
Apenas elegido Papa, dispuso la construcción de algunas de las líneas de ferrocarril que unieron Roma con los principales centros de los Estados Pontificios: en 1856 la linea «Pio Latina» Roma-Frascati, 19 km; en 1859 la «Pio Centrale» Roma-Civitavecchia, 73 km; en 1862 la Roma-Velletri-Ceprano. Las líneas fueron gestionadas desde 1858 por las sociedades “Pio Centrale” y “Pio Latina”. 
Los vagones que ahora se exponen son los más antiguos existentes en Italia. Pio IX los usó por vez primera el 3 de julio 1859, para trasladarse hasta Cecchina (Albano) desde la  estación de Porta Maggiore, convertida en la central de los ferrocarriles pontificios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada